Todos sabemos que, cuando nos ponemos a hacer ejercicio en serio, es importante controlar nuestras pulsaciones. ¿Pero por qué es realmente? ¿Cómo debemos utilizar el pulsómetro y para qué se utiliza exactamente? ¿Es importante «controlar» tus pulsaciones mientras practicas Ciclismo? ¡Te hablamos un poquito sobre el tema! 😉

Antes de nada, debes saber que controlar tus pulsaciones puede ser fundamental en el Ciclismo si quieres tomártelo en serio. De hecho, cuando se comienza a entrenar «profesionalmente» a este deporte, lo normal es que los entrenamientos se realicen de acuerdo a la frecuencia cardíaca de cada uno. Esto nos permite saber cómo estamos en cada momento y hasta dónde podemos dar de nosotros mismos.

Una vez que tengas claro esto, será el momento de comenzar a trabajar por las zonas de entrenamiento o frecuencia cardíaca. ¡Te las mostramos!

  • Zona 1: es la que nos permite estar por debajo del 60% de la frecuencia cardiaca máxima.
  • Zona 2: la ubicamos entre el 60 y 70%
  • Zona 3: entre el 70 y 80%.
  • Zona 4: del 80 al 90%.
  • Zona 5: entrenamos por encima del 90% de nuestra frecuencia cardiaca máxima.

¿Pero y cómo calculamos nuestra frecuencia cardiaca máxima? Pues bien, existen maneras «caseras» y poco fiables de hacerlo. Pero si realmente quieres saberlo, lo mejor es acudir a un profesional para que te ayude a conocer tu frecuencia cardiaca máxima de acuerdo a tu cuerpo y tu organismo.

En definitiva… ¡Sí! Las pulsaciones en el Ciclismo son fundamental si quieres comenzar a tomarte los entrenamientos muy en serio 🙂